Cargando…

Salud y Bienestar, en riesgo por el Consumismo y el cambio climático

¿Por qué llevamos a rebelión contra la extinción hasta el Ministerio de Salud, Consumo y Bienestar Social?

Después de la primera entrega de firmas, el 8 de abril en tres ministerios,  el lunes 22 de abril, presentamos  500 firmas en el Ministerio de Salud, Consumo y Bienestar Social. ¿Por qué fue el elegido? Pocos tienen una conexión más directa con el objeto de nuestras demandas:

Salud y Bienestar Social: La Organización Mundial de la Salud lo dice claro: el cambio climático influye en los determinantes sociales y medioambientales de la salud: un aire limpio, agua potable, alimentos suficientes y una vivienda segura”. Lo sufren con más violencia en las sociedades empobrecidas, con huracanes, inundaciones, sequías que causan hambrunas… Pero aquí en España podría considerarse que 32 millones de españoles ya se están viendo afectados por el cambio climático según el avance de los datos del Open Data Climático, con las evidencias más relevantes del impacto del cambio climático en los últimos 40 años en España publicado por la AE

 

MET en marzo*.

Consumo: El ministerio tiene como objetivo velar por los derechos de los consumidores pero también habla de “reducir la demanda de consumo de drogas”. Pues bien, puesto que vivimos en una sociedad adicta al petróleo, necesitamos desintoxicarnos  y reducir drásticamente el consumo. El consumo irresponsable no aporta mayor bienestar, solo un espejismo de hiperabundancia y riqueza falsa que destruye nuestra salud y agota los recurso del planeta de forma insolidaria con las personas empobrecidas del mundo en la actualidad y con las generaciones futuras.

Por todo ello, la reducción del consumo está en el corazón de nuestras demandas.

Se nos acaba el planeta

Hoy agotamos los recursos disponibles para todo el año. Según WWF e International Footprint Network, el 10 de mayo, es oficialmente el día de OVERSHOOT. Si toda la humanidad viviera como los habitantes de la UE, hoy ya habríamos agotado los recursos naturales que la tierra es capaz de generar en todo el año. ¿De qué vivimos de aquí a diciembre? De lo que no consumen otros territorios, y de lo que debería quedar para las generaciones futuras y de acabar con los hábitats de las especies con las que compartimos el planeta, a las que abocamos a la extinción?

Ni es justo, ni es responsable. Por eso nos Rebelamos contra la Extinción ante el Ministerio de Salud, Consumo y Bienestar Social. Sean coherentes. Planteen la desconexión del petróleo y del hiperconsumismo enfermizo y promuevan un consumo respetuoso con los límites de nuestro planeta, justo y solidario defendiendo así aspectos vitales para la Salud y el Bienestar Social.

A qué aspiramos

Reino Unido nos ha mostrado a qué podemos aspirar. Estamos aún en fase incipiente, pero vamos dando pasos que nos lleven a ganar masa crítica. Por ahora las acciones y los trabajos van encaminados a darnos a conocer, ante la población y ante los medios de comunicación

Tras las acciones del 15 de abril, varias ciudades participaron en la convocatoria internacional de Die-In, «Morint «, «nos morimos», entra la muerte. En Barcelona, Granada, Madrid, Mallorca, Sevilla…

Las instituciones parece que empiezan a moverse. La Universidad Politécnica de Catalunya declara la emergencia climática. El Govern de la Generalitat de Catalunya trabaja para declarar también la emergencia… está por ver si lo hacen a la vez que continúan expandiendo infraestructura, ampliando aeropuertos, en definitiva, manteniendo el modelo actual

Compas de XR Zaragoza se han reunido con el alcalde en el Ayuntamiento. «Hacemos entrega a de las demandas de , y éste se compromete a llevar al próximo pleno de Zaragoza la declaración de »

Vamos sumando adhesiones, van surgiendo nuevos grupos, como el de Albacete y el de Toledo, que podéis encontrar en el mapa.Y siguen llegando firmantes de la Declaración de Rebelión. No quieren/queremos que se extingan especies como se están extinguiendo. Tampoco quieren/queremos que nos extingamos los seres humanos. Cada firma es un grito de amor rabioso por la vida.

 

———–

* Se ha producido una acumulación de años muy cálidos en la última década, con un alargamiento de los veranos y con un aumento de frecuencia de noches tropicales en las que la temperatura permanece anormalmente alta. En las ciudades se ha intensificado el fenómeno de las “islas de calor”. La salud de las personas sufre con estos cambios climáticos ya que existe una elevada correlación entre temperaturas máximas y mortalidad: a partir de un determinado umbral de temperatura máxima las muertes aumentan de forma notable. Según datos del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, entre 2006 y 2017 han fallecido 83 personas por golpe de calor y entre 2004 y 2016, 446 personas por exposición al calor excesivo.