Cargando…

La disco-desobediencia de Extinction Rebellion da la vuelta al mundo: nos rebelamos por la Vida

 

  • Extinction Rebellion organiza una jornada de desobediencia civil musical alrededor del mundo que tiene como foco la cumbre del clima COP 25 en Madrid
  • Rebeldes de más de 20 países se rebelan por la vida al compás de la música en la Gran Vía madrileña
  • A través del arte, el movimiento social internacional hace un llamado a los delegados que participan en la vigésimo quinta Cumbre del Clima

 

Madrid, 7 de diciembre de 2019 – Integrantes de Extinction Rebellion (XR), venidos de más de 20 países, bloquearon la Gran Vía de Madrid con sus cuerpos al son de distintas músicas, como parte de una acción celebrada simultáneamente en más de 23 ciudades alrededor del mundo mundo (París, Amsterdam, Sidney, Nueva York, etc.), empezando en Bali, Indonesia. La “disco-desobediencia” es la más reciente expresión del arte del movimiento social que pretende movilizar a la sociedad para afrontar de manera contundente los estragos del cambio climático y defender la vida en el planeta. Esta acción hace eco a la cita atribuida a la activista feminista Emma Goldman, “si no puedo bailar, no es mi revolución.”

Esta acción pretende poner de relieve que la crisis climática y ecológica es un fenómeno global que requiere una acción conjunta y coordinada desde la sociedad civil, a nivel mundial. Rebeldes de todos los países y continentes demuestran que la sociedad civil, a diferencia de las élites políticas y económicas, puede construir acuerdos centrados en lo importante, que traspasen fronteras y que asuman la responsabilidad para con las regiones más afectadas por esta crisis. No hay tiempo para la esperanza, es tiempo de acción. Por ende, las acciones de desobediencia civil deben ser inclusivas, generando ambientes de participación donde toda persona pueda sentirse cómoda y cuidada. Exactamente eso hace la “disco-desobediencia”: rebelión a golpe de caderas.

Inspirada en una acción de XR Australia , cientos de rebeldes de XR de todo el mundo reunidos en Madrid para ejercer presión sobre la COP 25, invitaron a transeúntes a participar en un baile espontáneo, irrumpiendo en las calles y plazas del mundo al son de la música disco, para que la vida perdure, recalcando el mensaje de los BeeGees: “Staying alive.” Necesitamos mantenernos con vida. En Madrid, los estilos musicales que sonaron fueron representativos de distintas culturas del mundo.

¡Que nos quitan lo bailao!

Al comienzo de COP25, XR anunció su intención de traer arte, música y rebelión a las calles de Madrid y el mundo como parte de un llamado a la ciudadanía a que se unan en torno a 3 demandas: (i) decir la verdad sobre la gravedad de la emergencia climática y ecológica; (ii) acción inmediata para la reducción masiva de emisiones de gases de efecto invernadero, y; (iii) la implementación de asambleas ciudadanas para hacer frente a la emergencia.

Usando el arte, la cultura y la desobediencia civil pacífica, XR protesta sin violencia y sin tregua todos los días desde la inauguración de cumbre internacional, para reclamar una defensa democrática del bien común y del derecho a la vida futuras generaciones.

A través de esta fiesta global, a la cual todos y todas están invitados, XR da un paso más en su misión de proteger y celebrar la vida en el planeta a través de la belleza y la alegría.